Cáete siete y levántate ocho: no te rindas nunca.
Refrán japonés