Programación web

Una web, a veces, no basta con que sea informativa sin más, en muchos casos necesitamos disponer de aplicaciones personalizadas que hagan lo que nosotros necesitamos. Y para ello necesitamos la programación web, para crear los sistemas que resuelven nuestros problemas.

Qué hacemos

  • Programación web de aplicaciones sencillas para resolver problemas que la web no contempla. Por ejemplo: tratamiento personalizado de la información recibida por formulario, filtros para visualizar información selectiva en la web, modificación de diseño mediante jQuery…
  • Programación web de sistemas a medida para agilizar tareas específicas de una empresa o negocio. Por ejemplo: gestión de matrículas de una escuela, gestión del flujo de información en la solicitud de información a través de la web, gestión de usuarios, selección online de candidatos a un puesto de trabajo…
  • Programación web de sitios completos para realizar una funcionalidad concreta a nivel de proyecto web completo.

A quién va dirigido

  • Diseñadores web que no tienen perfil técnico pero necesitan entregar trabajos completos a sus clientes.
  • Pequeñas y medianas empresas (PYMES) que necesitan incorporar nuevas funcionalidades en sus páginas web.
  • Empresas que necesitan desarrollos web puntuales para promociones, eventos, microsites…

Cómo trabajamos

Según la aplicación a implementar, buscamos la solución más efectiva, rápida y económica para completar el proceso de desarrollo lo más eficientemente posible. Para ello, empleamos diferentes modos de trabajo:

  • Uso de plataformas o software estándar (gratuito o de pago) ya existentes que resuelven problemas habituales.
  • Programación Ad Hoc de aplicaciones que resuelven problemas concretos o realizan tareas específicas. Realizamos la programación web con tecnología PHP y bases de datos MySQL.

Más información
Contacta con doblementa para solicitar más información o un presupuesto sin compromiso.

También te puede interesar

seo
SEO
Cáete siete y levántate ocho: no te rindas nunca.
Refrán japonés